domingo, 11 de septiembre de 2016

A. Autorregulación

A. Autorregulación


Autonomía y coherencia personal
Definimos….
Autonomía proviene del griego auto, que significa mismo, y nomos, que indica norma; esto es, regirse uno mismo por sus leyes.
Coherencia, es la correcta conducta que debemos mantener en todo momento, basada en los principios familiares, sociales y religiosos aprendidos a lo largo de nuestra vida.
La autonomía la podemos entender como un atributo que hace que las personas cumplan por sí mismas (sin necesidad de que alguien o algo los obligue), con lo que se espera de ellas. Las personas autónomas y responsables son también personas coherentes.
La coherencia puede ser vista como un atributo de la personalidad, que distingue a los ciudadanos participativos, respetuosos, responsables y maduros y que hace que sus actos se ajusten siempre a un conjunto ordenado y coherente de principios.
Si luego de seguir un proceso de maduración personal, gracias a la toma de conciencia moral, una persona advierte y aprecia la importancia de respetar y seguir la doctrina de los derechos humanos, es necesario—para ser responsable, autónomo y coherente—que esa persona guíe sus acciones de manera cotidiana según los principios de la doctrina de los derechos humanos.
Importancia del pensamiento positivo y su impacto en nuestras acciones
El “pensamiento positivo” es positivo en la medida que apuesta a construir condiciones que favorezcan la solución de los problemas y no espera, de manera pasiva, a que los problemas se resuelvan por sí mismos ni espera a que las condiciones cambien sin que nosotros contribuyamos a los cambios necesarios en esas condiciones.
Cuando las personas enfrentan un reto, demuestran el tipo de actitud que tienen ante los problemas de la vida.
La actitud es la forma en que las personas comunican su sentimientos a los demás. Cuando una persona se siente optimista y anticipa su éxito, transmite un actitud positiva y la gente responde favorablemente; en cambio, cuando la persona es pesimista y espera o peor, con frecuencia esa actitud negativa hace que los demás tiendan a rehuirle.
La actitud rige la forma de pensar. Es la manera como se contemplan las cosas. Las situaciones se pueden ver como oportunidades o como fracasos, todo depende del enfoque que quiera dárseles; es posible destacar los aspectos positivos, anular los negativos y sentirse mejor ante un problema, o ver con lente de aumento de aumento las malas noticias y hundirse en la mayor desesperación.
Desde luego, nadie puede tener una actitud positiva siempre. El optimismo, cuando es excesivo, no es realista.
Cuando las cosas marchan bien, la actitud positiva se refuerza a sí misma y es fácil de mantener. Cuando sucede algo que pone a prueba el estado mental positivo de la persona, se evalúa también su capacidad de volver a ser el mismo de antes.
El esfuerzo por mantener una actitud positiva no quiere decir que la personan ignore los problemas; quiere decir que la persona se esmera al máximo en resolverlos según se presentan, sin permitir que éstos la agobien y limiten su iniciativa y su creatividad.
La actitud positiva trasciende las características físicas y mentales de la personalidad de un individuo. La actitud positiva es tan poderosa que puede realzar los rasgos de personalidad, mientras que una actitud negativa puede minimizar aquellas que de otra forma serían característias atrayentes.
Algunas ventajas de una actitud positiva son las siguientes:
Despierta el entusiasmo. Las personas positivas cuentan con una reserva de energía aparentemente infinita.
Realza la creatividad. Ser positivo ayuda a pensar con libertad, de manera que las ideas y las soluciones surjan a la superficie.
Atrae las cosas buenas. Una actitud jovial crea un ambiente favorable y provoca que las cosas buenas sucedan.
OBSERVA LOS SIGUIENTES VIDEOS


 




Toma decisiones con libertad y responsabilidad (argumenta, decide y se compromete) 
Es importante que pienses en las consecuencias que tienen tus actos y en lo importante que es lograr un equilibrio entre la libertad con la que aspiramos a conducir nuestra vida y la responsabilidad. No es posible perder de vista, en este sentido, que como personas siempre buscamos ser tan libres como sea posible, pues esa aspiración forma parte de las características más propias de la condición humana.
Sin embargo, tampoco es posible pensar que podemos actuar siempre con toda la libertad a la que aspiramos, pues siempre existen límites que van desde las simples limitaciones que impone nuestra fisiología (no puedes pasar más de dos o tres minutos bajo el agua sin respirar aire fresco pues como humanos carecemos de branquias); la física (por más que quisiéramos eludir los efectos de la gravedad terrestre, mientras estemos en la Tierra no será posible hacerlo); la biología (envejecemos a un ritmo determinado por prolongados y complejos procesos de evolución); las leyes (no podemos matar o poseer ciertas especies de animales); o nuestras propias restricciones financieras.
Pero incluso si pudiéramos encontrar un ámbito en el que ninguna de estas restricciones fuera relevante, sería difícil pensar de manera honesta en la posibilidad de actuar con completa y absoluta libertad, pues las decisiones que tomamos pueden, al menos potencialmente, afectar a quienes están a nuestro alrededor. Por ello es necesario considerar el tema de la responsabilidad y pensar de qué manera afectan nuestros actos a otros y qué tanto debemos (o no) preocuparnos por ello.
En este sentido, es necesario reconocer que hay una serie de condiciones que nos obligan a buscar equilibrios entre dos posibles polos de la conducta humana: el de la libertad irrestricta y el de la responsabilidad absoluta.
La importancia del polo de la libertad irrestricta puede comprenderse mejor si pensamos en el hipotético caso de un extranjero o un fuereño que, sin tener relación alguna con un lugar, llega ahí y—al menos en principio—piensa que puede hacer lo que quiera en el momento que quiera sin tener que preocuparse por las consecuencias de sus actos. 
Es necesario que siempre que necesites tomar una decisión seas capaz de argumentar las razones por las que vas a actuar en tal o cual sentido y evites dejarte llevar por las circunstancias porque lo más probable es que, si actúas así, alguien más va a tomar la decisión por ti con consecuencias que no siempre van a ser positivas para ti o para los tuyos.
La argumentación es muy importante porque, es el proceso por medio del cual los humanos adelantamos ideas, sopesamos las posibles consecuencias de nuestras decisiones y comparamos posibles cursos de acción. La argumentación, no es un ejercicio inútil o una manera de presumir nuestras habilidades. La argumentación es un mecanismo que nos permite esclarecer nuestras ideas y, en este sentido, está emparentado con el juicio moral y con la toma de conciencia moral pues sería deseable que, al menos en principio, siempre que tomemos una decisión lo hagamos conscientes de las posibles consecuencias de esa decisión y a la luz de la experiencia disponible, de manera que evitemos repetir errores cometidos por nosotros mismos o por otras personas.
Aceptación responsable de consecuencias de comportamientos y decisiones
Dado que no hay recetas o fórmulas matemáticas, químicas o mágicas que nos garanticen que nuestras decisiones siempre van a ser acertadas, es importante que seamos capaces también de aceptar de manera responsable las consecuencias de las decisiones que tomamos y de los comportamientos que acompañan a estas decisiones.

Observa el siguiente video, se trata del trailer del documental mexicano 1973, en él se retrata la vida de tres jóvenes (Rodolfo, María Fernanda y Alejandro) que intentan darle sentido a su vida, toman decisiones que marcarán su vida para siempre...


(en Youtube se encuentra la película completa)
ACTIVIDAD
  1. Escribe un breve resumen que incluya los temas vistos
  2. Mediante un breve relato explica de qué manera tratas tú de lograr la coherencia entre las cosas en las que crees y tus actividades cotidianas y describe por qué es difícil o fácil ser coherente.
  3. Después de haber visto los videos sobre "Pensamiento positivo" ¿recuerdas alguna situación de tu vida en la cual pensar positivamente haya marcado la diferencia entre éxito y fracaso?, trata de describirla en tu cuaderno.
  4. Finalmente un último video ¡DISFRÚTALO!


NO OLVIDES DEJAR UN COMENTARIO

6 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Hola profesora,considero que él tema es muy interesante aunque es un poco extenso esta muy buen redactado ,aparte te hace reflexionar y llevarlo en practica ante la sociedad.
    me gusto mucho que él tema llevara también esos videos
    gracias profesora. :)

    ResponderEliminar
  3. luis antonino pulido 105
    buenas tardes. profesora,en mi opinión considero que este tipo de trabajos tiene una gran estrategia el cual manifiesta una manera de argumentar una opinión una idea haci mismo una reflexión ,que me gustaría al igual que mi compañera llevar a su progreso hacia la sociedad un gusta en aver realizado este trabajo maestra gracias..

    ResponderEliminar
  4. Araceli Terrero grupo:10518 de septiembre de 2016, 21:44

    Hola Buenas Noches Profesora a mi en lo personal los temas de autonomía,coherencia y de el pensamiento positivo me parecieron que estuvieron muy interesantes, además de que estimularon nuestro análisis comprendiendo mejor dichos temas y provovcando en nosotros un aprendizaje aun mas significativo, además de darnos ejemplos con una gran herramienta como lo fueron los vídeos los cuales me facinaron tanto como los temas aprendidos el día de hoy!
    Gracias Profesora

    ResponderEliminar
  5. Creo que son temas muy interesantes porque te hacen reflexionar tu forma de pensar y más a nosotros que muchas veces no sabemos ni siquiera que es lo que queremos o a donde nos dirigimos, los temas y los videos aparte que te hacen reflexionar cambian tu punto de vista, hasta de esta manera te motivan a buscar lo que realmente quieres, lo que te gusta, que es lo que quieres para ti, así busquemos la forma de logarlo viendo el lado bueno de las cosas y motivándonos para seguir intentándolo.

    Romero Bastida, 105

    ResponderEliminar

¡Bienvenido!
Recuerda que deberás observar las reglas sintácticas y ortográficas, se crítico pero respetuoso.
Estudiante CONALEP:¿estás comentando la entrada correcta?

NO OLVIDES DEJAR TU NOMBRE Y GRUPO