domingo, 23 de agosto de 2015

1.1 Conforma una perspectiva de sí mismo a partir de la valoración moral de sus actos y que contribuya a la construcción de su identidad.

A. Toma de conciencia moral

Estamos en este mundo para cumplir una determinada obra; 
cada uno de nosotros posee sus capacidades y sus aptitudes; 
las hemos recibido para nuestro propio bien; 
por eso no debemos ocultarlas.
Jules Simon

JUICIO MORAL SOBRE LAS ACCIONES HUMANAS
El ser humano es el único que emite juicios morales y, por tanto actuamos moralmente buenos o moralmente malos. En otras palabras, actos valiosos o sin valía desde el punto de vista moral (sujetos a la aprobación o desaprobación de la sociedad y de las normas morales imperantes de dicha sociedad). El término "juicio" puede tener varias aplicaciones. Se usa en el terreno jurídico cuando se somete a juicio del juez un conflicto entre dos personas en dónde después de que cada uno aporta pruebas en su defensa, el juez dictará la sentencia o resolución a favor de alguno de ellos. También se usa cuando se dice: esta persona tiene "muy buen juicio" o "muy mal juicio".  Ahora bien, el juicio moral es aquel que trabaja sobre contenidos y acciones morales. Todo juicio, sea de cualquier tipo, implica pensar o razonar minuciosamente antes de actuar. Es lo que desde Aristóteles se le ha llamado deliberación, la cual consiste en un proceso intelectual de análisis, cálculo, comparación, valoración respecto a todo el proceso. El juicio, entonces, es una condición indispensable que deberá cumplirse antes de realizar la acción. En resumen: antes de actuar hay que pensar detenidamente. Pensando antes de actuar podemos evitar peligros, desgracias y tantas cosas negativas que en ocasiones son irreversibles.
COMPONENTES DE LA ACCIÓN MORAL
Ya hemos descrito que antes de actuar es necesario juzgar el grado de valía del acto a realizar, de sus inconvenientes o de sus convenientes, así como de sus consecuencias. Ahora analizaremos las condiciones que componen el acto moral.




Ejercicio de la voluntad: Los actos que pretender ser morales tendrán que ser voluntarios, es decir, el sujeto desea y decide por sí mismo y sin coacción alguna la ejecución de los mismos. Un acto voluntario se convierte en un acto propiamente humano a diferencia de actos que, aunque sean ejecutados por el sujeto, son totalmente involuntarios e incontrolables, llamados tradicionalmente actos del hombre.

 Conciencia: Gracias a ella el sujeto se percata de su acción, es decir, se da cuenta de lo que hace, tiene conocimiento de ello. La conciencia del acto implica también el uso de funciones intelectuales para llevar a efecto la deliberación, por la cual el sujeto realiza el juicio o juicios que sean necesarios para definir la pertinencia o conveniencia de la acción.
 
Carácter social: El acto moral sólo puede ser considerado dentro de la sociedad. No tendrá sentido si no se ubica dentro de todo ese cúmulo de relaciones sociales en las que se desarrollan los individuos. Éstos no pueden abstraerse a una interrelación con los demás, es decir, cada uno de nosotros recibimos influencias o aportaciones de los demás individuos o de las diversas instancias sociales. Estamos determinados, de alguna forma, por múltiples aspectos (el lenguaje, las costumbres, la educación, la religión, las formas de ver la vida, las normas de conducta, etc.). No poseemos una individualidad totalmente pura, ya que cargamos con un legado humano-social que asumimos o tomamos como nuestro. Conocida es la frase de José Ortega y Gasset que dice: "Yo soy yo y mi circunstancia". 
Por otro lado, cada  uno de nosotros también influimos o afectamos, para bien o para mal, a los demás, a los diversos organismos o instancias sociales de nuestro entorno. El acto moral entonces, cobra plena existencia cuando nos interrelacionamos con los demás con arreglo a ciertos principios, códigos o normas morales aceptadas por el grupo social del que se trate.
 En síntesis: El acto moral de un sujeto se constituye como tal, siempre que lo haga voluntaria y deliberadamente y que repercuta para bien o para mal en otros sujetos, con base en las normas morales aceptadas en una determinada sociedad, haciéndose el sujeto responsable de las consecuencias.
EL JUICIO MORAL CONSTA DE LOS SIGUIENTES ASPECTOS:
Sujeto moral: Aunque se sobreentiende este punto...vamos a puntualizar. Es la condición física de posibilidad para que exista un acto moral, ya que se requiere que alguien lo ejecute. No cualquier persona puede ser indistintamente sujeto moral, éste sólo se reserva a aquellas personas que en un momento dado tengan la capacidad de ejecutar actos libres y conscientes .
Motivos o intenciones: Los motivos se refieren a todo aquello que mueve o impulsa al sujeto a realizar un determinado fin u objetivo. Las intenciones pueden ser de diversa índole: internas al propio sujeto o eternas; conocidas o desconocidas; racionales o irracionales. Por otro lado, pueden ser buenas (que tienen a la mejoría o a un carácter constructivo) o malas (carentes de una mejoría o de un carácter constructivo).
Conciencia del fin que se persigue: Por conciencia del fin entendemos la visualización o anticipación ideal de los resultados u objetivos que el sujeto pretende alcanzar una vez que el acto sea realizado. Tener conciencia implica definir con precisión y claridad aquello que se quiere conseguir así como tener la decisión firme de lograrlo, pero tomando en consideración sus consecuencias tanto negativas como positivas.
Conciencia de los medios y circunstancias: Un vez que se tiene bien definido el fin que se persigue, se ponen en juego los medios necesarios y moralmente permitidos para llegar a su consecución. La ética reclama que los medios y los fines coincidan en cuanto a la bondad de cada uno de ellos. Es decir se trataría no sólo de perseguir, sino también de lograr, fines que tiendan hacia el bien a partir del empleo de medios igualmente buenos. 
Decisión, elección y consecuencias del acto moral: Si el sujeto ha realizado una minuciosa deliberación al tomar conciencia de sus motivos, fines, medios o circunstancias y de sus respectivas consecuencias morales, estará en posibilidades de realizar su decisión eligiendo la alternativa que considere más adecuada para actuar en consecuencia concluyendo así su acto moral.
ACTIVIDAD
  • Lee con detenimiento el texto
  • Identifica las palabras que desconozcas y búscalas en el diccionario.
  • Realiza un breve resumen en tu cuaderno, destacando lo siguientes puntos:
  1. Definición de juicio moral.
  2. Componentes del juicio moral.
Finalmente deberás dejar un comentario en la entrada.